Historia del dinero, 2ª parte – De la moneda fiduciaria a la criptomoneda

En esta segunda parte de una serie de dos sobre la historia del dinero, exploramos el viaje de la humanidad desde el uso del oro y el papel moneda como moneda de curso legal hasta la criptomoneda.

Jan 18, 2022
|

La historia del dinero: de la moneda fiduciaria a la criptomoneda

Introducción

Durante décadas, el oro y las monedas fiduciarias constituyeron la columna vertebral de la economía mundial. Pero tras la creación de Bitcoin ha surgido un sistema financiero alternativo, también conocido como finanzas descentralizadas (DeFi). Aquí exploramos el viaje de la humanidad desde el uso del oro y el papel moneda como moneda de curso legal hasta la criptomoneda.

Este artículo es la continuación de la primera parte de la serie Historia del dinero, que explora los orígenes del dinero a través del trueque, el primitivo sistema de acuñación de monedas y los primeros billetes de banco. Esta serie pretende ayudar a los lectores a comprender cómo surgió el actual sistema monetario para que puedan tomar decisiones financieras con mayor conocimiento de causa.

Principales conclusiones:

  • El dinero mercancía, el dinero representativo y el dinero fiduciario son los tres tipos de dinero utilizados a lo largo de la historia.
  • El patrón oro fue adoptado por muchos países a finales del sigloXIX, pero se abandonó durante la Primera Guerra Mundial.
  • El sistema de Bretton Woods se disolvió discretamente en el sigloXX, y la moneda fiduciaria se convirtió en la forma dominante de dinero.
  • La flexibilización cuantitativa se planteó como una solución a la Gran Recesión de 2007, pero tiene efectos regresivos, como el aumento de la desigualdad de ingresos y riqueza.
  • Bitcoin surgió del inestable entorno financiero de la década de 2010 y ofrece muchas ventajas únicas como medio de intercambio, entre las que destaca su naturaleza descentralizada.

Resumen

¿Qué son el dinero mercancía, el dinero representativo y el dinero fiduciario?

Eldinero mercancía obtiene su valor de la mercancía de la que está hecho. Consiste en objetos que tienen valor o usos en sí mismos (valor intrínseco), así como su valor en la compra de bienes.

Eldinero representativo es cualquier medio de cambio, a menudo impreso en papel, que representa algo de valor pero tiene poco o ningún valor propio. A diferencia de algunas formas de dinero fiduciario, que pueden carecer de respaldo en mercancías, el dinero representativo debe tener algo de valor intrínseco que respalde su valor nominal.

Imagen2
El dólar estadounidense estaba respaldado por oro, lo que lo convertía en dinero representativo en la época

Eldinero fiduciario es una moneda sin valor intrínseco que ha sido establecida como dinero, a menudo por una entidad gubernamental. Sólo tiene valor porque un gobierno lo mantiene, o porque las partes que participan en el intercambio están de acuerdo en su valor.

Imagen6
Ejemplos de dinero fiduciario

He aquí un resumen de los distintos fondos que se han utilizado a lo largo de la historia:

Imagen10

El arte moderno del dinero

El dinero se ha vuelto gradualmente más abstracto. Sus primeras formas, como los artículos agrícolas, eran bienes tangibles que podían consumirse. Posteriormente se pasó a las monedas metálicas, en las que los materiales subyacentes (es decir, el metal) eran bienes de capital (es decir, utilizados en la producción de equipos).

La introducción de los billetes marcó la transición del dinero mercancía al dinero representativo, ya que sólo representan un vínculo con las monedas metálicas, pero carecen de valor intrínseco. Tras el abandono del patrón oro, los billetes se convirtieron en dinero fiduciario, que no está vinculado ni posee valor intrínseco.

El patrón oro

Dado que los billetes sólo representan un vínculo con las monedas metálicas subyacentes, su valor intrínseco sigue estando determinado por la oferta y la demanda del metal subyacente. Algunos metales se extraen fácilmente (por ejemplo, el cobre), por lo que con el tiempo pierden gradualmente su condición de dinero ideal. Esto deja dos metales como dinero ideal, ya que se extraen con dificultad: la plata y el oro. Los patrones oro y plata son sistemas monetarios en los que la unidad de cuenta económica estándar se basa en una cantidad fija de oro o plata.

Una historia volátil: Auge y declive del patrón oro

De 1870 a 1939, los acuerdos monetarios internacionales estuvieron dominados por una historia: el auge y la caída del régimen del patrón oro.

En 1870, alrededor del 15% de los países se regían por el patrón oro, cifra que aumentó hasta cerca del 70% en 1913. Este periodo fue la primera era de la globalización, con crecientes flujos de comercio, capital y personas entre países. Un tipo de cambio fijo facilita el comercio, por lo que cada vez más países empezaron a adoptar el mismo patrón de medida.

Uno puede preguntarse: ¿por qué vincularse al oro? En la década de 1870, la mayoría de los países seguían utilizando el patrón plata. Pero a finalesdel siglo XIX comenzó a producirse un efecto de red, ya que la superpotencia mundial de la época, Gran Bretaña, utilizaba el patrón oro; sus colonias siguieron su ejemplo. Cada vez más países empezaron a adoptar el patrón oro, ya que les permitía comerciar con Gran Bretaña y sus colonias a menor coste. Con el tiempo, se convirtió en una norma mundial.

Sin embargo, no todos los países que adoptaron el patrón oro lo consideraron beneficioso, especialmente durante la deflación y las recesiones. Cuando comenzó la Primera Guerra Mundial, los países participantes necesitaban una forma de financiarse, pero el patrón oro les prohibía hacerlo porque imprimir más dinero exigía una propiedad proporcional al oro. Muchos países decidieron imprimir más dinero a pesar de no tener suficientes reservas de oro, haciendo que sus monedas flotaran libremente desde 1914 hasta los años veinte.

Ley del patrón oro de 1925

A finales de los años veinte y principios de los treinta se volvió al patrón oro como consecuencia de la Ley británica del patrón oro de 1925. Muchos otros países siguieron a Gran Bretaña. Sin embargo, la vuelta al patrón oro provocó recesión, desempleo y deflación en estas economías. Esta situación duró hasta que la Gran Depresión (1929-1939) obligó a los países a abandonar el patrón oro.

El 19 de septiembre de 1931, los ataques especulativos contra la libra obligaron a Gran Bretaña a abandonar el patrón oro. Los préstamos de los bancos centrales estadounidense y francés por valor de 50.000.000 de libras fueron insuficientes y se agotaron en cuestión de semanas debido a las grandes salidas de oro a través del Atlántico. Los británicos se beneficiaron de esta salida: Ahora podían utilizar la política monetaria para estimular la economía. Australia y Nueva Zelanda ya habían abandonado la norma, y Canadá no tardó en hacer lo mismo.

Los países que mantuvieron el patrón oro (por ejemplo, Francia y Suiza) pagaron un alto precio. En 1929, comparados con los países que mantuvieron el oro, los países que flotaron tuvieron un 26% más de producción en 1935, y los países que adoptaron controles de capital tuvieron un 21% más de producción.

Menudo trilema: la Trinidad imposible

La “trinidad imposible”, también conocida como “trilema imposible” o “trilema de Mundell-Fleming”, es un concepto de la economía internacional que afirma que es imposible mantener las tres condiciones siguientes al mismo tiempo:

  • Un tipo de cambio fijo
  • Libre circulación de capitales
  • Una política monetaria independiente

Se trata tanto de una hipótesis basada en la condición de paridad descubierta de los tipos de interés como en las conclusiones de estudios empíricos, en los que los gobiernos que han intentado perseguir simultáneamente los tres objetivos han fracasado. El concepto fue desarrollado de forma independiente tanto por John Marcus Fleming en 1962 como por Robert Alexander Mundell en diferentes artículos entre 1960 y 1963.

La Trinidad de la Imposibilidad

Elegir los lados

De 1870 a 1917, los países que adoptaron el patrón oro eligieron el lado A (véase el diagrama anterior), en el que tenían un tipo de cambio fijo y libre circulación de capitales para facilitar el comercio internacional. Después de 1931, la mayoría de los países abandonaron el patrón oro y se vincularon al dólar estadounidense, la libra esterlina o el franco francés (es decir, la cara A), siguiendo el sistema de Bretton Woods (es decir, la cara B). C) o de flotación libre (es decir, lateral B).

Es posible residir en algún punto intermedio, como los“flotadores sucios” o las clavijas con flexibilidad limitada. En general, las políticas monetarias pueden elegirse del lado A, B o C, así como algunas opciones mixtas intermedias.

El sistema de Bretton Woods

El sistema monetario internacional de los años 30 y 40 era caótico. Casi al final de la Segunda Guerra Mundial, los responsables de la política económica de los aliados se reunieron en Bretton Woods (Estados Unidos) para intentar que la economía de posguerra fuera mejor. Los arquitectos del orden de posguerra, en particular Harry Dexter White y John Maynard Keynes, construyeron un sistema que preservaba un principio clave del régimen del patrón oro: los tipos fijos. Pero descartó el orden al imponer el control de capitales, optando por tanto por el lado C.

El sistema de Bretton Woods

El “trilema” se resolvió a favor de la estabilidad de los tipos de cambio para fomentar la reconstrucción del comercio en la posguerra. Los países se vincularían al dólar estadounidense, convirtiéndolo en la moneda central y Estados Unidos en el país central. A su vez, el dólar estadounidense estaba vinculado al oro a un precio fijo, último vestigio del patrón oro.

Sin embargo, imponer un control de capitales es difícil. En la década de 1960, los controles no eran transparentes y los inversores encontraron formas de eludirlos, trasladando dinero de depósitos en moneda local a depósitos en divisas. Algunos incluso utilizaban trucos contables para pasar dinero de una moneda a otra.

El fin de la paridad del dólar

A medida que aumentaba la movilidad de capitales y los controles no se mantenían, los países vinculados al dólar se enfrentaban a la pérdida de autonomía de su política monetaria y empezaron a replantearse su vinculación al dólar. Como cada vez era más evidente que la política estadounidense estaba orientada únicamente a los intereses de Estados Unidos, el compromiso de convertir dólares en oro dejó de existir. Algunos países empezaron a devaluar con frecuencia su moneda o incluso a anular la vinculación al dólar estadounidense.

El sistema de Bretton Woods se disolvió en silencio. Desde entonces, el sistema monetario internacional ha transitado hacia la era de la moneda fiduciaria.

¿Cuánto vale la moneda fiduciaria?

La moneda fiduciaria se establece como dinero mediante regulación gubernamental y no tiene valor intrínseco; sólo tiene valor porque un gobierno la mantiene, o porque las partes que participan en el intercambio acuerdan su valor.

El dinero fiduciario empezó a dominar en el sigloXX. Desde que Richard Nixon desvinculó el dólar estadounidense del oro en 1971, se ha utilizado en todo el mundo un sistema de monedas fiduciarias nacionales.

El dinero fiduciario puede definirse como:

  • Cualquier moneda declarada de curso legal por un gobierno.
  • Dinero emitido por el Estado que no es convertible por ley en ninguna otra cosa, ni tiene un valor fijo en términos de cualquier estándar objetivo.
  • Dinero sin valor intrínseco utilizado como dinero por decreto gubernamental.
  • Objeto intrínsecamente inútil que sirve como medio de intercambio (también conocido como dinero fiduciario).

La moneda fiduciaria no apareció de repente, sino que fue surgiendo gradualmente a través de la evolución del sistema monetario. Los países intentaron atarse al patrón oro, pero acabaron fracasando porque necesitaban flexibilidad a la hora de regular la economía. En última instancia, el coste de la insolvencia soberanista superaba los inconvenientes de dejar que el gobierno controlara la oferta monetaria.

Sin embargo, permitir que el gobierno imprima dinero nuevo crea otro problema: el impuesto inflacionista. Por ejemplo, supongamos que cuesta un dólar comprar una manzana. Si el Gobierno imprime un dólar más, la oferta total de dólares en el mercado pasa a ser de dos. Ahora, un dólar sólo alcanza para comprar media manzana. La emisión de nueva moneda se considera un impuesto sobre los tenedores de la moneda existente.

Sacudir el Fiat: La crisis de las hipotecas subprime y la relajación cuantitativa

La crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos fue una crisis financiera nacional que contribuyó significativamente a la recesión mundial que comenzó en 2007. Se desencadenó por una gran caída de los precios de la vivienda tras el colapso de una burbuja inmobiliaria, lo que provocó impagos de hipotecas, ejecuciones hipotecarias y la devaluación de los valores relacionados con la vivienda.

La burbuja inmobiliaria que precedió a la crisis se financió con valores respaldados por hipotecas (MBS) y obligaciones de deuda garantizadas (CDO), que inicialmente ofrecían tipos de interés más altos (es decir, mejores rendimientos) que los valores del Estado, junto con atractivas calificaciones de riesgo por parte de las agencias de calificación. Los elementos de la crisis se hicieron evidentes por primera vez en 2007, y varias instituciones financieras importantes se hundieron en septiembre de 2008, con una interrupción significativa del flujo de crédito a empresas y consumidores.

¿El Quantitative Easing como bala de plata?

La solución de Estados Unidos a la recesión fue la “flexibilización cuantitativa (QE)“, que es una política monetaria por la que un banco central compra cantidades predeterminadas de bonos del Estado u otros activos financieros para inyectar liquidez directamente en la economía. Al comprar determinadas cantidades de activos financieros a los bancos comerciales y otras instituciones financieras, los bancos centrales pueden elevar los precios de esos activos financieros y reducir su rendimiento, al tiempo que aumentan la oferta monetaria.

En marzo de 2009, la Reserva Federal había recomprado 1 billón de dólares de deuda bancaria, valores respaldados por hipotecas y bonos del Tesoro, y todo el efectivo utilizado para recomprar estos activos estaba fluyendo hacia el mercado. Este importe alcanzó un máximo de 1,35 billones de dólares en junio de 2010. Cinco meses después, la Fed anunció una segunda ronda de relajación cuantitativa, comprando 600.000 millones de dólares en valores del Tesoro hasta finales del segundo trimestre de 2011. El mercado lo denominó “QE2”.

El “QE3” se anunció el 13 de septiembre de 2012, cuando la Fed decidió poner en marcha un nuevo programa abierto de compra de bonos respaldados por hipotecas de agencias por valor de 40.000 millones de dólares al mes. El balance aumentó rápidamente tras el QE, pasando de 900.000 millones de dólares a 8,4 billones en mayo de 2023. La diferencia es toda la liquidez (es decir, la masa monetaria) que se ha inyectado en la economía hasta hoy.

Flexibilización cuantitativa
Aumento de las reservas de la Reserva Federal en el marco de la expansión cuantitativa

Sin embargo, la QE ha provocado muchos problemas.

Una cuestión notable es la desigualdad de ingresos y riqueza. La primera ministra británica, Theresa May, criticó abiertamente la QE en julio de 2016 por sus efectos regresivos: “La política monetaria -en forma de tipos de interés superbajos y flexibilización cuantitativa- ha ayudado a los que están en la escalera inmobiliaria a expensas de los que no pueden permitirse tener su propia casa.”

En 2012, un informe del Banco de Inglaterra mostró que sus políticas de flexibilización cuantitativa habían beneficiado principalmente a los ricos y el 40% de esas ganancias fueron a parar al 5% más rico de los hogares británicos.

Por fin: La llegada de Bitcoin

En medio de las turbulencias económicas, Bitcoin fue creado en 2008 por Satoshi Nakamoto, que votó en contra de la confianza hacia las monedas propiedad de los bancos centrales en el libro blanco:

“El problema de fondo de la moneda convencional es toda la confianza que se requiere para que funcione. Hay que confiar en que el banco central no devaluará la moneda, pero la historia de las monedas fiduciarias está llena de violaciones de esa confianza. Hay que confiar en los bancos para que guarden nuestro dinero y lo transfieran electrónicamente, pero lo prestan en oleadas de burbujas crediticias sin apenas reservar una fracción. Tenemos que confiarles nuestra privacidad, confiar en que no dejarán que los ladrones de identidad vacíen nuestras cuentas”.

-Satoshi Nakamoto

Cabe señalar que Bitcoin no es el primer intento de moneda digital. Antes de Bitcoin, existían DigiCash (fundada en 1989 por el criptógrafo David Chaum) y e-gold (fundada en 1996 por el oncólogo Douglas Jackson y el abogado Barry Downey). Sin embargo, ambos proyectos fracasaron debido a la centralización.

¿Es Bitcoin el dinero ideal?

Utilizando los criterios aplicados anteriormente, he aquí una evaluación de la eficacia de Bitcoin como dinero:

Moneda fiduciaria frente a bitcoin

Según este análisis, Bitcoin es un candidato más idóneo para ser un medio de comercio que la moneda fiduciaria. Mientras que la moneda fiduciaria goza de una aceptación más general y tiene un valor estable, se trata de medidas subjetivas y pueden cambiar con el tiempo.

Sin embargo, Bitcoin tiene algunas limitaciones:

  • Finalidad lenta (necesita al menos una hora para confirmar las transacciones)
  • Rendimiento limitado
  • Requiere conocimientos sofisticados por parte de sus usuarios (por ejemplo, gestión de claves privadas)

Estos déficits no existen para las formas físicas de dinero. Por tanto, resolver el problema de la escalabilidad de la cadena de bloques es un requisito previo para la adopción masiva de Bitcoin y otras criptomonedas para las transacciones diarias.

Para una visión detallada de los aspectos técnicos de Bitcoin, lea cómo funcionan las transacciones Bitcoin.

Cómo posicionar Bitcoin en el sistema financiero

Bitcoin no es ni dinero mercancía (no tiene valor intrínseco), ni dinero representativo (no está vinculado a algo con valor intrínseco), ni dinero fiduciario (no está respaldado por el gobierno). Es de su propio tipo, lo que llamamos dinero descentralizado.

Cómo situar el bitcoin en el sistema financiero

Como señala Saifedean Ammous en su libro El estándar Bitcoin: “Para cualquier otro dinero, a medida que aumenta su valor, aquellos que pueden producirlo empezarán a producir más cantidad”. El valor de Bitcoin está determinado únicamente por el equilibrio del mercado entre aquellos que lo comercian. Esto coincide con la teoría subjetiva del valor, que afirma:

“El valor de un bien no viene determinado por ninguna propiedad inherente al bien, ni por la cantidad de trabajo necesaria para producir el bien, sino que el valor viene determinado por la importancia que un individuo actuante concede a un bien para la consecución de sus fines deseados.”

La naturaleza descentralizada de Bitcoin garantiza que ninguna entidad tenga el poder de crear más de la nada. Así, otra característica importante es que la escasez de Bitcoin está garantizada por la descentralización.

Bitcoin cumple la mayoría de las cualidades como dinero ideal y tiene las bases para perturbar el sistema monetario fiduciario centralizado que ha dominado hasta ahora. Tardará más tiempo en convertirse en un verdadero medio de intercambio, pero con los usuarios mundiales de criptodivisas alcanzando los 425 millones a finales de 2022, lo que supone un aumento del 39% desde principios de año. – Bitcoin y las altcoins están a punto de convertirse en el centro de la búsqueda de la humanidad de un dinero mejor en las próximas décadas.

¿Te interesa unirte a la comunidad de criptomonedas? Consulte este artículo de la Universidad para obtener guías paso a paso sobre la compra de Bitcoin y más de 250 monedas en la aplicación Crypto.com.

Diligencia debida e investigación propia

Todos los ejemplos que figuran en este artículo son meramente informativos. No debe interpretar dicha información u otro material como asesoramiento jurídico, fiscal, de inversión, financiero o de otro tipo. Nada de lo aquí contenido constituirá una solicitud, recomendación, aprobación u oferta por parte de Crypto.com para invertir, comprar o vender criptoactivos. Los rendimientos de la compra y venta de criptoactivos pueden estar sujetos a impuestos, incluido el impuesto sobre plusvalías, en su jurisdicción. Las descripciones de los productos o características de Crypto.com son meramente ilustrativas y no constituyen una aprobación, invitación o solicitud.

Además, la Crypto.com Exchange y los productos aquí descritos son distintos de la Crypto.com Main App, y la disponibilidad de productos y servicios en la Crypto.com Exchange está sujeta a límites jurisdiccionales. Antes de acceder a la Bolsa Crypto.com, consulte el siguiente enlace y asegúrese de que no se encuentra en ninguna jurisdicción con restricciones geográficas para las operaciones al contado.

Los resultados pasados no garantizan ni predicen los resultados futuros. El valor de los activos digitales puede aumentar o disminuir, y usted podría perder la totalidad o una parte sustancial del precio de compra. Cuando evalúe un activo digital, es esencial que realice su propia investigación y diligencia debida para hacer el mejor juicio posible, ya que cualquier compra será de su exclusiva responsabilidad.

Etiquetas

Crypto101

cryptocurrencies

Finance

history

Market

Compartir con amigos

¿Preparado para comenzar tu viaje por el mundo de las criptomonedas?

Obtén tu guía paso a paso para abrir una cuenta con Crypto.com

Al hacer clic en el botón Comenzar, reconoces que has leído el aviso de privacidad de Crypto.com, en el que explicamos cómo utilizamos y protegemos tus datos personales.
Mobile phone screen displaying total balance with Crypto.com App

Common Keywords: 

Ethereum / Dogecoin / Dapp / Tokens